Ecuador y Brasil palpitan el choque. Kaká, al final, se quedó al margen