La Academia vive en medio del vértigo por el torneo que tanto esperó