La agenda de Boca: las piezas de recambio que tiene Alfaro para un calendario cargado

Agustín Almendra, un mediocampista que es muy valorado por Alfaro
Agustín Almendra, un mediocampista que es muy valorado por Alfaro
Franco Tossi
(0)
16 de abril de 2019  • 00:06

Comienza el sprint final del primer semestre de 2019 para el Boca de Gustavo Alfaro . Estos días libres de compromisos que gozó su plantel, debido al arranque de una Copa de la Superliga que lo tendrá debutando en la siguiente fase por haber terminado entre los primeros seis del torneo (tercero), seguramente haya sido muy beneficioso de cara al ritmo vertiginoso y con mucha presión que se le aproxima. Porque desde el viernes tendrá 13 días en los que disputará las cuatro competiciones que tiene por delante: Copa Argentina, Copa de la Superliga, Supercopa Argentina y el cierre del grupo de la Copa Libertadores .

El recorrido arranca en Mar del Plata para enfrentar a Estudiantes, de Río Cuarto, en el debut azul y oro disputando el torneo más federal del país. El 24 de abril visita Colombia para enfrentar a Deportes Tolima, en lo que será una verdadera final por la clasificación a octavos de la Libertadores. Cuatro días después, se estrena de visitante en el nuevo torneo doméstico frente al ganador de la llave entre Patronato y Godoy Cruz. Y el 2 de mayo se ve las caras en Mendoza ante Rosario Central, por la Supercopa: ese título que supo ser un dolor de cabeza al perderla ante River, hace más de un año.

La muñeca de Alfaro será importante para decidir de buena manera cómo utilizar el recambio. Será inevitable producto de la seguidilla de encuentros, los constantes viajes y porque aquello no termina en ese cuarteto de partidos: hasta el 9 de mayo tiene dos duelos más que afrontar (ante Atlético Paranaense y la revancha ante el Patrón o el Tomba) y esa cifra puede acrecentarse si el xeneize avanza en la Copa de la Superliga.

El técnico sabe de las obligaciones que tiene un club como Boca y, por ende, quiere luchar por todo. Aunque, claro, tiene prioridades, como los hinchas: no es fácil coronarse en todas las competiciones. En ese contexto, los relevos deberán estar preparados para ser usados en el 50% de esa seguidilla. Porque Boca tiene tres cruces que están un escalón por encima de los otros: los dos del certamen continental y esa final ante los rosarinos. En cuanto a lo primero, porque aún ganando en tierras cafeteras puede estar obligado a vencer a Paranaense en la Bombonera para adueñarse del primer puesto. Y en lo segundo, porque imponerse ante el Canalla significaría el primer título de Alfaro en la Ribera. Será en esos partidos cuando apueste, sin dudas, a la formación titular.

De todas maneras, el recambio puede que sea utilizado de diferentes maneras. Para jugar ante los cordobeses, el viernes, en el José María Minella, se verían en la cancha nombres similares a los que jugaron en el mismo estadio ante Aldosivi hace diez días, cuando le pusieron el cierre a la Superliga con un equipo B bastante completo: la diferencia de categoría debería notarse. En cambio, para la Copa de la Superliga se utilizaría un mix de titulares y suplentes mucho más parejo. Aunque ese porcentaje de utilización de reservas puede disminuir si es que Boca supera esa llave: sería la única competición que le quedaría afrontar hasta el comienzo de la Copa América y eso significaría un uso masivo de titulares en busca de una nueva coronación.

¿Qué buenas y malas noticias hay dentro del recambio? Una de las positivas es la recuperación de Ramón Ábila, que ya dejó atrás el desgarro en el aductor y se perfila para ser titular el viernes: esto le permite a Alfaro alternar entre él y Darío Benedetto. Por otro lado, no cuenta con Paolo Goltz (fractura en el cuarto metacarpiano) ni con Jorman Campuzano (esguince de ligamento lateral interno de la rodilla derecha). Ambos bien podrían ser variantes fijas en la defensa y el mediocampo: el técnico se las arreglará con juveniles como Agustín Almendra o Nicolás Capaldo en la zona de volantes, mientras que en la última línea deberá arriesgar a uno de los centrales (Carlos Izquierdoz o Lisandro López), que acompañará a Junior Alonso.

A Boca se le vienen días intensos. Y tanto suplentes como titulares deberán estar a la altura.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?