Colombia. La alegría por el repunte y los llamados de emergencia