La ambición de Estudiantes le permitió ganar el clásico

Con dos goles Farías y otro de Colotto, el conjunto de Néstor Craviotto goleó 3 a 0 a Gimnasia
Con dos goles Farías y otro de Colotto, el conjunto de Néstor Craviotto goleó 3 a 0 a Gimnasia
Juan Manuel Trenado
(0)
23 de enero de 2002  

MAR DEL PLATA.- Estudiantes no podía imaginar un mejor comienzo de año: le ganó el clásico a Gimnasia por 3 a 0 para quedarse con la Copa Ciudad de La Plata y, como un plus, le infringió a su archirrival la tercera caída en igual cantidad de amistosos de pretemporada.

La ventaja que logró Estudiantes en la primera etapa fue justa. Porque se presentó como el equipo más rápido en ataque, sector en el que mostró un funcionamiento bastante aceitado si se tiene en cuenta que el de anoche representó su primer partido en 2002. La conexión Maggiolo/ Farías/ Osorio complicó mucho a la defensa de Gimnasia. Y justo de un centro de Osorio, que Farías cabeceó en el primer palo, llegó la habilitación para la aparición goleadora de Diego Colotto.

Igual, pese a la superioridad de Estudiantes, las ocasiones de riesgo estuvieron repartidas porque la confiable tarea ofensiva de los pincharratas no fue correspondida por una débil defensa. Tanto que Gimnasia pudo alcanzar la igualdad cuando un cabezazo de Sava pegó en un palo, recorrió la línea y también fue devuelto por el otro poste. Y todo en medio de un clásico bajo el manto de un excesivo juego fuerte, que contó con la complicidad de un complaciente Baldassi.

El palo volvió a negarle el gol a Sava en la parte final. Y en el mejor momento de Gimnasia, como Fagiani desvió con el brazo un centro hacia atrás de Maggiolo, el penal convertido por Farías selló el marcador. Sólo quedó tiempo para que, en el cuarto minuto de descuento, Farías le diera cifras de goleada al marcador.

MÁS LEÍDAS DE Deportes

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.