El torneo Clausura. La ambición que llega a Rosario