Las eliminatorias. La Argentina volvió fácil un partido que asomaba enredado