Otra vez la locura: barras en el vestuario para apretar a sus jugadores