La Bombonera, un aliado de Boca para cada comienzo

Gustavo Alfaro le devolverá hoy la titularidad a Carlos Tevez; había sido suplente ante San Lorenzo
Gustavo Alfaro le devolverá hoy la titularidad a Carlos Tevez; había sido suplente ante San Lorenzo Fuente: LA NACION
Franco Tossi
(0)
12 de marzo de 2019  

Se dice que la Bombonera es un sitio temido, sobre todo en la Copa Libertadores. Un arma fundamental para que Boca pueda salir de momentos incómodos. Su arranque en la presente edición no fue el mejor, pero hoy recibe a Deportes Tolima, de Colombia, en la segunda jornada del grupo G, en lo que será el estreno como local. ¿Cómo le fue en cada debut en casa que tuvo en este siglo?

No es común ver derrotado a Boca cuando se presenta por primera vez como local por Libertadores. De las 14 ediciones que disputó desde el 2000 (no jugó las competiciones del 2006, 2010, 2011, 2014 y 2017), solo dos equipos le quitaron un punto: Fluminense (2012) y Toluca (2013). Entonces, suele darle alegría a su gente: más allá de lo mencionado, fueron 10 triunfos y dos empates.

En los años dorados de Carlos Bianchi, cosechó cuatro finales y tres títulos. Uno de ellos fue el del 2000. El debut fue ante Blooming, con una derrota en Bolivia, pero en la Bombonera venció 2-1 a Universidad Católica. Al año siguiente, en el que se coronó bicampeón, el debut fue en Brandsen 805 con la victoria 2-0 frente a Oriente Petrolero.

El Virrey se fue del cargo y al poco tiempo retornó para obtener la de 2003, en un certamen en la que no sufrió en la fase de grupos, pero que igualmente terminó segundo, detrás de Independiente Medellín. Justo ante los colombianos se dio la primera actuación, ganándole 2-0 en la Bombonera. Y aunque aparentaba ser idéntico, el 2004 fue distinto: perdió la final ante Once Caldas. El estreno había sido en la altura de La Paz frente a Bolívar, que lo venció 3-1. Cuando en la 2° fecha le tocó jugar por primera vez en la Bombonera, le ganó 2-0 a Colo Colo.

En el quiebre entre esas dos etapas, Oscar Tabárez fue el técnico en una Libertadores 2002 para nada buena que comenzó con el 0-0 ante Santiago Wanderers como local. Y aunque terminó en la cima del grupo, en 4° de final lo dejó fuera Olimpia. Tampoco fue buena la experiencia de Jorge Benítez en 2005, pese a que también se clasificó primero: inició el camino en Ecuador con la igualdad ante Deportivo Cuenca y luego ganó los tres puntos en la Bombonera: 3-0 a Sporting Cristal. Chivas de Guadalajara terminó siendo el verdugo en cuartos, aquella noche escandalosa del escupitajo del "Chino" a Adolfo Bautista.

En 2007 consiguió la 6° y última conquista de la mano de Miguel Russo. Arrancó con un 0-0 ante Bolívar, en la altura. Y sintió la rara experiencia de jugar el segundo partido lejos de la Bombonera: fue local en el Nuevo Gasómetro -como sanción por lo ocurrido con los mexicanos-, donde le ganaron a Cienciano 1-0.

En 2008 (lo eliminó Fluminense en semifinales) y 2009 (Defensor Sporting dio la sorpresa en octavos de final) estuvo a cargo Carlos Ischia. El arranque fue similar a los anteriores, ya que empató ante Maracaibo en Venezuela y luego, en la Ribera, goleó 3-0 a Atlas. En la segunda ganó su grupo con autoridad, comenzando con una victoria como local ante Deportivo Cuenca.

En 2012, con Julio Falcioni, tras empatar ante Zamora (0-0) en Venezuela, cayó en la Bombonera ante Fluminense (1-2): por ese resultado, Boca se clasificó segundo en la edición que cayó en la final ante Corinthians. Al año siguiente volvió Bianchi, pero arrancó con el pie izquierdo en la Bombonera con el 1-2 ante Toluca y, luego, no pasó de 4° de final (lo eliminó Newell's por penales).

En 2015 todo parecía perfecto con Rodolfo Arruabarrena: ganó los seis encuentros de la etapa de grupos, -el primero en la Bombonera a Montevideo Wanderers (2-1)-. Siendo el puntero de mejores números debió jugar en octavos de final al peor de los segundos: River, en la famosa serie del gas pimienta. En 2016, el debut 0-0 ante Deportivo Cali, en Colombia, lo dirigió el Vasco, mientras que el estreno en casa estuvo a cargo de Guillermo Barros Schelotto nada menos que ante Racing, en otro 0-0. Terminó clasificándose como líder y en semifinales quedó eliminado ante Independiente del Valle.

En 2018, final que luego perdería con River, ese camino había comenzado con el 0-0 ante Alianza Lima en el Estadio Nacional y luego siguió con el triunfo 1-0 a Junior como local. Una Copa que fue sufrida en cada momento para Boca: terminó gritando los goles que Palmeiras le hizo en la última fecha a los colombianos y que permitieron su clasificación.

Como se observa, a Boca le costó conseguir buenos resultados cada vez que comenzó la Libertadores fuera de casa y ante rivales accesibles. Y luego se reivindicó en la Bombonera. Eso deberá ocurrir esta noche: está obligado a ganarle a Tolima para que el punto conseguido ante Jorge Wilstermann (0-0), en la altura de Cochabamba y en lo que era un partido ganable, tenga un mejor sabor.ß

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?