La Copa Santander Libertadores. La bravura de San Lorenzo dejó una pieza de colección para los libros