La Copa Libertadores. La camiseta deberá esperar por el auspicio