La cantera de Racing es un negocio que rinde, pero que no se disfruta