Las eliminatorias. La confianza intacta