La confirmación de Lionel Scaloni y una sensación de remiendo

Contradictorio: el mismo día que Tapia presentó un ambicioso plan por 10 años, adelantó que el exvolante seguirá en la mayor... hasta julio de 2019
Contradictorio: el mismo día que Tapia presentó un ambicioso plan por 10 años, adelantó que el exvolante seguirá en la mayor... hasta julio de 2019 Crédito: @tapiachiqui
Cristian Grosso
(0)
29 de noviembre de 2018  • 23:59

Resultó paradójico. El mismo día, en el mismo lugar que la AFA presentó un ambicioso programa 2018-2028 para refundar los seleccionados nacionales, Lionel Scaloni recibió la propuesta para que su etapa colaboracionista adquiera el rótulo de confirmación… pero hasta la Copa América del año próximo en Brasil. Mientras el presidente Claudio Tapia asumió el descuido estructural, al mismo tiempo se aferró a un parche para maquillar el momento. Sensaciones encontradas, que en definitiva no despejan una percepción de desconfianza.

Scaloni no está en la Argentina, viajó a España, donde vive su familia, después de la serie de amistosos con México. Frente a la Asamblea de la AFA, en Ezeiza, Tapia buscó argumentos para avalar su decisión: "Hay que ver el cambio que viene realizando Scaloni", subrayó. Y amplió: "El proyecto viene evolucionando; esta selección viene tomando identidad, que es lo que todos queríamos". Razones suficientes para confirmarlo, pero parece que escasas para imaginarlo más allá de la Copa América de Brasil, que se jugará entre el 14 de junio y el 7 de julio. Concretamente le ofrecieron el cargo hasta entonces, con una cláusula de extensión por otro año.

¿Por qué resolvieron extender la función de Scaloni al frente de la selección mayor? Porque ha sido el impulsor de un recambio generacional imprescindible y de una idea de juego reconocible. Porque ha tenido un discurso interesante desde la pertenencia. Porque los jugadores del ala renovadora salieron a respaldarlo públicamente. Tendió una mano y construyó un equipo respetable para afrontar los compromisos comerciales que la AFA tenía firmados desde Rusia 2018 hasta finales de año. Todo eso es verdad. Tan cierto como que la AFA, aun sin hacer gestiones, detectó que ninguno de los ilustres –Simeone, Pochettino, Martino y Marcelo Gallardo– quieren asociarse con ella. Y con Scaloni, también, y más allá de ajustes en su sueldo, podrá transitar un desahogo financiero, porque todavía está saldando las desvinculaciones de los cuerpos técnicos de Martino, Bauza y Sampaoli.

Scaloni no es el culpable, pero su etapa tendría que haber finalizado con sus seis amistosos de emergencia. Los interinatos extendidos, por naturaleza, son etapas frágiles, sensibles a cualquier tembladeral deportivo y fácilmente desautorizadas por los intereses de los demás. No habría que perder de vista que la selección es el punto máximo. El problema no es la edad de Scaloni, 40 años. César Luis Menotti tenía 36 cuando asumió en 1974. El tema es el recorrido. La selección es el sitio al que se escala por méritos, por un camino tapizado de experiencias y virtudes. "Somos gente que empezamos ahora", aceptó Scaloni. Sincero y temerario. La selección no es el lugar para aprender. En los últimos días, le preguntaron mil veces a Scaloni por sus posibilidades de continuar. "…Y, por decantación, ¿no? No queda más nadie", hasta bromeó. Al menos, él no se engaña.

En cada aparición, Tapia venía preanunciado esta decisión. Y la defendía esgrimiendo que la figura de Scaloni estaba escalando en los sondeos de los medios. Esa no debió ser una medida para el presidente que ayer se jactó de haber elaborando un proyecto refundacional para la próxima década.

Con la confirmación de Scaloni por algunos meses más, la AFA creó un problema que desobedece su promocionada idea de devolverse sensatez a las selecciones: el Sub 20 se acaba de quedar sin director técnico. Y el Sudamericano de la categoría comenzará el 19 de enero. Un equipo que, debido a la atención que demandó la mayor, desde mediados de octubre ni se entrena. Por ejemplo, en la última 'ventana FIFA', del 16 y 20 de este mes, todos los países de América del Sur jugaron amistosos. Salvo uno, claro, la Argentina. Ya es tarde y el doble comando sería un insulto: si el Sub 20 logra la clasificación para el Mundial de Polonia, ese torneo se encimaría algunos días con la Copa América. Por otra parte, obligarlos a insertarse de apuro a Pablo Aimar o a Diego Placente, que trabajan hace tiempo a consciencia con la Sub 17 y Sub 15, también se trataría de una injusta exposición. Y otro remiendo.

ADEMÁS

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.