La convivencia con las barras bravas

Bilardo admitió ser amigo de algunas; "Si te vienen a apretar con un revólver, ¿qué hacés?", dijo
(0)
6 de diciembre de 2009  

CIUDAD DEL CABO, Sudáfrica (De un enviado especial).- Todavía aquí no hay una real dimensión de la iniciativa de algunas barras bravas argentinas que proyectan viajar al Mundial. Sin embargo, Carlos Bilardo alertó sobre el asunto, aunque de una manera algo curiosa: el director deportivo del seleccionado dijo que los planteles deben convivir con las barras, se jactó de ser amigo de algunas de ellas y habló de la concesión de entradas.

"Yo fui testigo del Abuelo [José Barrita, ex jefe de la barra de Boca], iba a la casa y cuando cayó en lo fui a visitar. También los conozco a los hermanos Di Zeo y a uno de Estudiantes, del que soy padrino del hijo", revela Bilardo, quien este año fue denunciado por la ONG Salvemos al Fútbol por favorecer con entradas a barras de Boca y Estudiantes para el partido de las eliminatorias entre la Argentina y Venezuela, el 28 de marzo pasado, en el Monumental.

La acusación de Salvemos al Fútbol se sustenta en la creación de "La Barra del Narigón", integrada por Marcelo Aravena, un ex discípulo del Abuelo en la hinchada de Boca, y un sector díscolo de la barra de Estudiantes encabezado por Omar "El Hache" Alonso.

"No conozco a Aravena, aunque algunos me dicen que siempre me saluda", se desliga Bilardo. Y aclara: "No hay ninguna barra oficial de la selección. Yo no armo nada porque si no, voy en cana . Hoy cambiaron los tiempos y se agarran a los tiros por nada".

Tanto Aravena como Alonso son hombres con antecedentes peligrosos. El primero, que actualmente está enfrentado con Mauro Martin por el poder de La 12 , cumplió la condena por los asesinatos de dos hinchas de River sucedidos en 1994. Y el segundo estuvo involucrado en el homicidio de un taxista y en causas por tenencia de drogas.

Cuando Bilardo era el técnico del seleccionado, en los mundiales de 1986 y 1990, tuvo ciertos episodios con las barras presentes en aquel momento. Así lo recuerda: "En el Mundial del 86 le tuve que decir a uno que dejara el revólver en la puerta para ver el entrenamiento. Eran barras de varios clubes. Estaban recalientes porque uno los había cag... con las entradas. Nos dimos cuenta de eso después de una práctica en la que todos nos puteaban desde el alambrado. Hay veces que tenés que convivir. No te queda otra. ¿Qué hacés si te vienen con un revólver a apretar?".

La reflexión de Bilardo no aparenta ser la más adecuada. Menos en este momento, justo cuando se concretó la iniciativa kirchnerista de Hinchadas Unidas Argentinas (HUA), que hasta ahora reclutó a más de 30 barras de clubes de todo el país para desembarcar en Sudáfrica y alentar a la selección. "No sé si van a venir tantos. Acá en Sudáfrica es distinto a Europa. No van a poder poner carpas, ni casas rodantes. Además, acá son jodidos", opina Bilardo.

Conocida aquí la noticia del surgimiento de HUA, se activó un diálogo entre las autoridades sudafricanas y argentinas para evitar futuros inconvenientes. Las medidas de recaudo recién se están planificando. Y un dato que no es menor: esta semana visitó el país el secretario general de INTERPOL, Ronald Noble, que se reunió con las máximas autoridades sudafricanas para cooperar en la seguridad de la Copa del Mundo, según divulgó el diario digital de noticias local www.news24.com

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Deportes

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.