Tropiezo. La derrota, un freno para las ilusiones de Godoy Cruz