River. La doble urgencia del Káiser