Cuáles son los problemas que Bauza debe resolver antes de la próxima cita por las eliminatorias

Acabado 2016 para el seleccionado, el rendimiento en el campo de juego preocupa más que la situación en la tabla de posiciones
Francisco Schiavo
(0)
17 de noviembre de 2016  

Aunque Bauza se mantiene confiado en la clasificación al Mundial, le pesan los frentes abiertos en un equipo que, más allá de Messi, todavía no funciona
Aunque Bauza se mantiene confiado en la clasificación al Mundial, le pesan los frentes abiertos en un equipo que, más allá de Messi, todavía no funciona Fuente: Reuters

El seleccionado argentino cambió el ánimo en el último partido del año, pero el 3-0 ante Colombia no puede confundirlo. Un día después, pasada la euforia por la vuelta al triunfo y por la muy buena tarea de Lionel Messi , se da cuenta de que todavía no descansa tranquilo, por más que haya ordenado algunas ideas. Otro de los destacados fue Lucas Pratto , mientras el resto cumplió con lo justo y el juego apareció con cuentagotas. Aunque faltan casi cuatro meses para la reanudación de las eliminatorias, ante Chile, probablemente en la Bombonera, hay varios motivos por los que mantenerse atento para ese partido, en marzo.

Las posiciones son una ruleta

Fue muy saludable haber terminado en el puesto de repechaje antes de fin de año, sobre todo por el aspecto anímico de un grupo que empezaba a sentirse agobiado. Claro que no habrá que perder de vista que todo está muy comprimido entre el tercer y el octavo puestos. En orden aparecen Ecuador, Chile (ambos con 20 puntos), la Argentina (19), Colombia (18), Paraguay (15) y Perú (14). Brasil (27) se cortó en la cima y Uruguay (23) se mantiene como escolta. Siempre habrá que tener la tabla cerca de acá hasta el final. Los ecuatorianos parecen firmes y los chilenos repuntaron en las últimas fechas. Los colombianos, con la continuidad de José Pekerman en duda, se insinúan como el rival directo de los argentinos.

La dependencia de Messi

Es un problema demasiado viejo. O, lo que es lo mismo, una solución recurrente para la falta de una estructura colectiva convincente. En partidos como los de anteanoche, el N° 10 es capaz de ganar solo. El problema aparece cuando se le niegan las cosas, cae en el fastidio y no aparecen otras herramientas capaces de sacar el resultado adelante. Sin duda, Bauza tendrá que buscar alternativas durante este tiempo. Lo mejor que le puede pasar a cualquier equipo es tener al mejor jugador del mundo. Eso sí: lo peor es que tenga que volverse el salvador en todos los encuentros. Como alguna vez fue Fernando Gago, esta vez Éver Banega asoma como uno de los buenos socios para Messi. Tal vez haya llegado el momento de ponerlos juntos por varios partidos.

El presente de los históricos

Más allá de que la tarea ante los colombianos no tuvo grandes fisuras, el resto de los referentes sigue sin volver al nivel que supo tener. Javier Mascherano cumplió con el corte en el medio campo, aunque llegó tarde a varias jugadas. Ángel Di María, asistido por Messi en el tercer gol, ayudó con la marca, pero siguió sin establecer la diferencia por el costado izquierdo en el ataque; algo impreciso, el rosarino sigue sin recuperar el factor sorpresa. Gonzalo Higuaín jugó poco, pero está condicionado por la reprobación de la gente. El abucheo de los hinchas lo pone demasiado incómodo y se nota. Algo parecido le ocurre a Sergio Agüero, pese a que no entró frente a Colombia.

El clima externo

Si bien el triunfo descomprimió los ánimos, el seleccionado sigue sin entrar en el corazón de la gente. Mirado con desconfianza por las tres finales perdidas, el equipo tiene que ganarse la aceptación fecha tras fecha. El entredicho con la prensa, sumado a la distancia que impuso con los hinchas, puede crear una atmósfera pesada en cualquier momento. Muchas más si, como se especula, en el próximo compromiso regresará a Buenos Aires, donde no juega desde la 3era fecha (1-1 con Brasil en River).

Los movimientos de la defensa

Pese a la tibia imagen que mostró en San Juan, Colombia le generó varias situaciones de peligro a la Argentina. La alarma se enciende cuando los laterales son superados, tanto Emmanuel Mas como Gabriel Mercado, y los centrales, Nicolás Otamendi y Ramiro Funes Mori, tienen que cortar demasiado lejos del área y por los costados. Además, la buena altura de todos no da garantía extendida en el juego aéreo. Vale recordar que Funes Mori no estará frente a Chile por acumulación de amarillas. En ese sentido, salvo Messi y el citado defensor del Everton, el resto de los titulares de anteanoche tiene una tarjeta. Si alguno es amonestado con los chilenos, se perderá el partido ante Bolivia, en La Paz.

Las idas y venidas de Bauza

El entrenador todavía no encuentra estabilidad en las decisiones. Los ejemplos surgen solos en la doble fecha: la citación de Lavezzi, la inclusión del Pocho entre los suplentes con Brasil y la marginación ante Colombia. En otros casos los nombres también van y vienen. Mateo Musacchio, con buena proyección para Rusia 2018, no fue tenido en cuenta en San Juan y, en cambio, sí Martín Demichelis (37 años). También tiene que aceitar el proyecto y balancear las ideas entre su estilo y la tentación por el potencial ofensivo del conjunto.

Abierto a sumar apellidos

"Vamos a ver cómo diagramamos los próximos dos partidos. Vamos a mantener contacto permanente con los muchachos y no descarto convocar a alguien más. Queda mucho por hacer", aseguró el Patón Bauza.

Cambió el humor. Falta que cambie el juego.

Destino Bombonera

1| horizonte en La Boca

Armando Pérez, el máximo dirigente de AFA en la actualidad, se jugó a afirmar que es "casi seguro" que la selección recibirá a Chile, el próximo 23 de marzo, en la Bombonera. Hace tiempo que los dirigentes evaluaban recuperar la localía para Buenos Aires.

2| la última vez, en 2012

El último partido que la selección jugó en la cancha de Boca fue en 2012, cuando el entrenador era Alejandro Sabella: fue 2-1 contra Brasil por el "Superclásico de las Américas", con dos goles de Ignacio Scocco. Por eliminatorias, el último partido que se jugó allí fue en 1997: Argentina ya estaba clasificada para Francia 1998 y recibió a Colombia, un partido que finalizó 1-1.

3| historia variada

La Argentina fue local en la cancha de Boca durante las eliminatorias para los Mundiales de 1970 y 1974: fue eliminada en la primera por Perú, tras un recordado empate 2-2; cuatro años más tarde, dejó en el camino a Bolivia (goleada 4-0) y Paraguay (victoria 3-1).

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Deportes

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.