La enorme satisfacción de Gallardo: "Nuestro partido fue perfecto y el hincha se identifica con el equipo"

Marcelo Gallardo se fue del Monumental orgulloso de los jugadores y ovacionado por el público
Marcelo Gallardo se fue del Monumental orgulloso de los jugadores y ovacionado por el público Fuente: FotoBAIRES
Juan Patricio Balbi Vignolo
(0)
15 de mayo de 2019  • 06:51

Una pequeña e incipiente sonrisa se dibuja en el rostro de Marcelo Gallardo no bien se sienta en el anfiteatro del Monumental, donde se realizan las conferencias de prensa. Lleva su clásica lapicera en la mano, una costumbre ya arraigada en cada contacto con los micrófonos, y su temple está lejos de parecer derrotado. Ya en las primeras palabras expone tranquilidad, más allá de que el 4-1 de River ante Atlético Tucumán no le alcanzó para clasificar a las semifinales de la Copa de la Superliga tras el 0-3 de la ida: en la mezcla de bronca por no conseguir el objetivo y la satisfacción por el altísimo rendimiento que mostró su equipo, gana la satisfacción.

"La primera sensación es la bronca por perder la eliminatoria. Y la segunda, la satisfacción de ver al equipo desplegarse futbolísticamente como lo hizo esta noche. Ante una situación así, a uno no le queda más remedio que sentirse orgulloso de la producción de los jugadores y las formas con las que encaramos el partido. Sentí la indentificación del equipo con el hincha y con la institución. Hay motivos para seguir ilusionados de cara a lo que viene. Nuestro partido fue perfecto, no hubo baches en el funcionamiento del equipo", comenzó Gallardo.

"El primer partido no fue ni tan bueno ni tal malo en Tucumán. No fuimos espectaculares como hoy, pero manejamos la pelota, tuvimos las situaciones y los acercamientos más claros. Pero es difícil remontar tres goles en un fútbol argentino muy parejo y con un equipo que tiene oficio, saca agua de las piedras y lo hace muy bien. Por eso hay que respetarlo, pero ante la producción de nuestro equipo, y mismo cuando fuimos golpeados con el 2-1, resurgimos y dimos pelea. Eso muestra una entereza anímica de un equipo que tiene muchísimas fortalezas para encarar situaciones adversas. Eso es muy bueno: nos sigue alimentando de buenas sensaciones", agregó el entrenador millonario.

Sentí la indentificación del equipo con el hincha y con la institución. Hay motivos para seguir ilusionados de cara a lo que viene
Marcelo Gallardo

Esquivo a detenerse en decisiones puntuales de la terna arbitral, Gallardo también tuvo autocrítica a la hora de hablar sobre las desatenciones -especialmente defensivas- que River suele sufrir y termina pagando demasiado caro. "Nos pasó en los dos partidos, casi el mismo gol, cantado. Son situaciones de atención, de marca dentro del área, de la agresividad que tengas. A nosotros nos faltó, también se debe al desgaste que habíamos hecho, nos costó acomodarnos para volver a empezar y nos hicieron ese gol", comentó el Muñeco.

"Somos conscientes de que si bajamos un poquito, le damos posibilidades a los rivales. Nos pasó en Tucumán y hay que ocuparnos para que no vuelva a pasar. A veces en el fútbol es muy difícil tener una continuación de atención, de buena dinámica y de buen juego. Nosotros que nos venimos sosteniéndonos desde hace muchísimo tiempo, a veces tenemos partidos donde bajamos el nivel y la tensión y sucede lo de Tucumán. Pero aprendemos", continuó, en línea con su declaración anterior.

¿Qué es lo malo dentro de lo bueno para el DT de River? Que ahora su equipo podrá enfocar 100% las energías físicas y mentales para la definición con Atlético Paranaense de la Recopa Sudamericana, que se jugará el 22 de mayo en Curitiba y el 29 de mayo en Núñez. "Tenemos la posibilidad de preparar una semana para jugar una final que la tenemos como único objetivo. Dentro de lo malo, eso es bueno. Prepararse solo para los dos partidos que quedan", explicó y volvió a hacer foco en el vínculo con el público.

"¿Sabés que es bueno? Cuando se da el reconocimiento de la gente para el equipo, porque se siente totalmente representada, mismo en situaciones como esta serie de no clasificar. Y sin embargo, la identificación está y eso es buenísimo que pase. Nos ha sucedido en otros momentos y esa es la satisfacción y el orgullo que a uno le queda como entrenador. Los jugadores también tienen que sentir eso: hicieron todo para recibir un merecido aplauso. Y yo me voy a dormir tranquilo porque tengo un equipo que me responde y que más allá de los nombres y los años, sigue dando pelea hasta el final. La satisfacción es enorme", cerró un Gallardo que se fue a dormir en paz y hoy ya volverá a trabajar para llegar de la mejor forma a una nueva definición continental.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Deportes

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.