Un caño y una riquelmeada, en otra noche mágica de Román