Opinión. La final de la Liga se jugaría en una cajita de zapatos