La frustración del sub 20 lleva a las preguntas

Koita y Facundo Medina, en carrera por el balón.
Koita y Facundo Medina, en carrera por el balón. Fuente: AP
Alberto Cantore
(0)
5 de junio de 2019  • 00:47

La final de la Champions League, en la que Liverpool superó a Tottenham, el sábado en Madrid, empezó a definirse a los 23 segundos, por la impericia del francés de origen maliense Moussa Sissoko, al cometer una mano-penal. Una distracción en tiempos de detalles mínimos hizo añicos el sueño de la Argentina en el Mundial Sub 20 de Polonia. Los 8os de final se convirtieron en la última estación de un recorrido que se ofrecía esperanzador, que renovaba las energías. Mali levantó una barrera que la selección no logró sortear y la derrota 5-4, en la definición por penales, después de empatar 2-2 en tiempo suplementario, sentenció la aventura. La última imagen, de bronca, llanto y desconsuelo, es una foto que se repite para los juveniles, que tuvieron el objetivo tan cerca pero se quedaron vacíos, llenos de impotencia. Ahora será el tiempo de los análisis y las decisiones, de escuchar y observar si aquellos que dirigen el destino de la Asociación del Fútbol Argentino respaldan un proyecto que recién ofrece sus primeros compases o si, como ocurrió en los últimos años, prefiere demoler lo que se edificó en un corto tiempo.

La forma, el modo, el momento, genera que la frustración se agigante, que el dolor sea insoportable. Porque a la Argentina se le escurrió la victoria, la clasificación a los 4os de final -una instancia que en los Mundiales no accede desde Colombia 2011- por una desconcentración. Una falta de Tomás Chancalay, que cuatro minutos antes había reemplazado a Ezequiel Barco, fue el primer eslabón de una cadena de desatenciones que le dieron vida al rival. Mientras los malíes trepaban al área para alimentar una última esperanza y los argentinos se preparaban para repeler lo que se presumía un ataque aéreo, la picardía de la que tantas veces hizo gala el fútbol criollo la pusieron en práctica los africanos: el árbitro mexicano Fernando Guerrero Ramírez le indicó a Agustín Urzi que se alejara de la pelota y, cuando el futbolista de Banfield le dio la espalda al balón, Sekou Koita movió con rapidez para habilitar a Boubacar Konte; el delantero, que apenas tenía cinco minutos en el campo de juego, sacó un remate cruzado, de derecha, y señaló el 2-2, cuando el cronómetro reflejaba 120 minutos y 13 segundos de partido.

Los penales fueron el último golpe para una ilusión que se empezó a tejer con la goleada 5-2 sobre Sudáfrica, en el debut, y que creció después de superar 1-0 a Portugal, que llegó a la cita como último campeón europeo, aunque los pergaminos no le fueron suficientes para superar la etapa de grupos. Con una alienación con algunas ausencias obligadas y otras para dosificar el esfuerzo, la caída 2-1 con Corea del Sur resultó una pequeña grieta, aunque no modificó la meta: la selección se clasificó en el primer puesto de su zona.

Las últimas campañas mundiales -eliminación en etapa de grupos en Nueva Zelanda 2015 y Corea del Sur 2017 o no particpar en Turquía 2013, aunque el torneo Sudamericano se desarrolló en el país- se evidencian ahora en los sorteos: la selección quedó emparejada con un equipo que fue segundo, por detrás de Francia, y no con uno de los cuatro mejores 3os que se clasificaron a los 8os de final.

Mali, actual campeón africano, enseñó en el campo de juego lo que el cuerpo técnico analizó en las horas previas: un equipo físico, de rápidas transiciones. Adueñarse del control de la pelota era un desafío que la Argentina cumplió durante la mayor parte del encuentro, por momentos imponiéndole vértigo a los ataques, en particular cuando la pelota pasó por los pies de Barco y Julián Álvarez. Gaich demostró condiciones de goleador y, después de capturar una desinteligencia y un despeje apurado de Kanoute, marcó la primera diferencia para la selección. El artillero no estuvo fino, estrelló un cabezazo en el poste del arco defendido por Koita y en un par más de situaciones el balón no acertó al marco.

La Argentina se imponía en el juego aéreo en ataque a través del capitán Nehuén Pérez en las acciones de pelota detenida, pero sufrió la potencia de Mali en un córner: Diaby le ganó en el salto al zaguero y, con un remate de cabeza, dejó sin chance a Manuel Roffo. El empate empujó al tiempo suplementario, donde una definición defectuosa de Barco encontró un guiño en el rebote en el cuerpo de Diaby, a los 28 segundos. Llegó la distracción del final, la estocada que comenzó a destruir el sueño: después, en la tanda de penales, la eficacia de los africanos fue mayor que la puntería argentina.

La síntesis

  • Argentina (4-2-3-1): Manuel Roffo; Facundo Mura, Nehuén Pérez, Facundo Medina y Francisco Ortega A; Aníbal Moreno y Fausto Vera; Julián Álvarez, Gonzalo Maroni y Ezequiel Barco A; Adolfo Gaich. DT: Fernando Batista.

Mali (5-4-1): Youssouf Koita; Arnaud Konan A, Babou Fofana, Clement Kanoute, Abdoulaye Diaby y Drissa Diarra; Sekou Koita, Ousmane Diakité, Sambou Sissoko y Hadji Drame; Ibrahime Kone . DT: Mamoutou Kane.

  • Estadio: Bielsko-Biala.
  • Árbitro: Fernando Guerrero Ramírez (México).
  • Goles: ST, 3m, Gaich (A) y 21m, Diaby (M). ptS: 30s, Diaby (A; e/c). StS: 31m, Konte. cambios: st, 14m, De la Vega por Maroni (A); 28m, Boubacar Troure por Kone; 41m, Mamadou Samake por Fofana (M) y 42m, Agustín Urzi por Álvarez (A); PTS, 3m, Santiago Sosa por Moreno (A). STS, 2m, Mamadou Traore por Ousmane (M); 11m, Boubacar Konte por Konan (M) y 12m, Tomás Chancalay por Barco (A).
  • Definición por penales: Pérez, Drame, Chancalay (atajado), B. Traore, Gaich, Koita, Sosa, Diaby, Vera y Sissoko.

El programa de los cuartos de final

Las series empezarán el viernes con Italia vs. Mali y Colombia vs. Ucrania; el sábado jugarán: Estados Unidos vs. Ecuador y Corea del Sur vs. Senegal.

MÁS LEÍDAS DE Deportes

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.