La frustración mendocina

San Martín goleó 4 a 1 a Rafaela, pero no bastó
(0)
28 de diciembre de 2001  

MENDOZA.- No eran muchas las ilusiones de San Martín antes de comenzar el partido. De los tres aspirantes al primer ascenso, era el conjunto que contaba con menos posibilidaes matemáticas y ello incidió en el poco público (unas 2000 personas) que se acercó al estadio.

Esa falta de entusiasmo se incrementó después del primer tiempo, que si bien fue dominado por el equipo local, quedó con el marcador sin abrir. Para colmo, los tempraneros goles de Olimpo y de Quilmes dieron por tierra con la tenue luz de esperanza de los mendocinos.

Esa desilusión de la gente, sin embargo, no repercutió en el funcionamiento del conjunto dirigido por Víctor Riggio, sino todo lo contrario. El local aumentó el dominio ejercido en la primera etapa y con esa superioridad empezaron a llegar los goles.

A los 5 minutos, Morán inauguró el marcador y a los 17, Gustavo Raggio (una de las figuras salientes del ganador) clavó en el ángulo superior derecho de Schulmeister una perfecta mediavuelta, en lo que fue la mejor conquista de la tarde.

La postura local no varió; Villalba no tardó en adueñarse del medio campo, muy bien secundado por Castano y Martínez, siempre de cara al arco oponente. Así vino el tercero y el partido quedó definitivamente liquidado en favor de San Martín.

Pese al descuento del volante Marczuk, el planteo local no se alteró. Y muy por el contrario, los santafecinos estuvieron lejos de reaccionar: Rafaela estuvo muy por debajo de lo que se esperaba y nunca fue rival para las aspiraciones locales.

Cuando Castro batió su propia valla y puso el resultado definitivo, las esperanzas de San Martín ya se habían desvanecido por completo con la holgada victoria de Olimpo, en Bahía Blanca.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Deportes

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.