Informe especial. La fuga de los US$ 1142 millones