San Lorenzo, entre la furia y la calma