El torneo Apertura. La hora del desahogo