Opinión. La ilusión, reflejo de la confusión