El torneo Clausura. La indolencia de Vélez y Banfield, una buena mano para Independiente