La inseguridad es determinante

Carlos Jacob
(0)
8 de marzo de 2014  

La última vez que pisé la cancha de mi querido Independiente fue en 2009. Aunque sigo las alternativas de todo lo que pasa con mi equipo y el fútbol, decidí no ir más por varios factores. La inseguridad es determinante. No sólo es complicado el ingreso en una cancha y la estadía en ella, sino que el viaje es otro martirio. Uno puede encontrarse en un colectivo o un tren con hinchas (no importa si son de su propio equipo o del rival) dispuestos a cualquier cosa. Y si va en auto, tiene que estacionarlo a 20 cuadras con la incertidumbre de si va a encontrarlo o no cuando regrese. Los continuos cacheos, los incidentes y las incomodidades son cosas que antes no existían y personalmente me resultan muy molestas. Para colmo, en el último tiempo, al hincha tampoco se lo respeta con los programas desde la AFA. Hay partidos los jueves a las 15 o los sábados a las 22, totalmente inviables para la mayoría de la gente y que obligan a armar tu actividad en función del fútbol, algo que, a cierta altura de la vida, no tiene demasiado sentido.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Deportes

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.