Una jornada diferente. La insólita tarde del ascenso en la que faltó una hinchada