La intimidad tras la lesión de Juan Fernando Quintero: un shock que conmovió al mundo River

En el entretiempo ante Independiente, Quintero fue revisado y, pese a que tenía dolor en la rodilla izquierda, jugó 11 minutos más
En el entretiempo ante Independiente, Quintero fue revisado y, pese a que tenía dolor en la rodilla izquierda, jugó 11 minutos más Fuente: LA NACION - Crédito: Fabián Marelli
Juan Patricio Balbi Vignolo
(0)
18 de marzo de 2019  • 23:59

"¿Por qué justo ahora?". La pregunta no para de retumbar en los pasillos del Monumental. El plantel y el cuerpo técnico millonario están golpeados por la noticia. No solo por perder a un jugador central en la estructura futbolística, sino por el aprecio y el cariño que todos le tienen a Juan Fernando Quintero dentro del vestuario. Desde un principio, el 10 colombiano se mostró como una persona sencilla, compañera y de un perfil muy bajo que se contrapuso con todos los prejuicios que se asentaron cuando River decidió contratarlo en enero del año pasado. Y eso generó un vínculo muy especial que, a fuerza de goles, gambetas y sonrisas, se replicó con los hinchas. Pero la lesión obliga a un replanteo en el equipo.

Cuando el domingo el público dejaba las tribunas en medio del jolgorio por la goleada a Independiente, el temor empezaba a invadir ante la expectativa de saber que tenía Quintero, tras dejar el campo con una clara dolencia. La fatídica confirmación llegó cuando se desvanecía la noche, el temor se transformó en pena y dolor: cuando River empezaba a dejar de extrañar al Pity Martínez, la rotura del ligamento cruzado anterior de la rodilla izquierda del 10 colombiano vuelve a ponerlo en una situación incómoda. Y lo obliga a reinventarse. Otra vez.

Pero, más allá de la angustia por la lesión que lo tendrá entre seis y ocho meses alejado de las canchas al enganche, que será operado por el doctor Pedro Hansing antes del fin de semana, en lo más íntimo del mundo millonario también se coincide con una premisa que siempre se repite en el ciclo de Gallardo y que está grabada a fuego en el vestuario: "Juntos, con trabajo y humildad, ganamos todos".

Reinventarse para sacar adelantes situaciones difíciles y unir al grupo en los momentos más duros es una gran huella de los casi cinco años que lleva el Muñeco como entrenador de River. Ya debió hacerlo el mes pasado, cuando sufrió las bajas de Exequiel Palacios -sin plazos de regreso mientras se recupera de la fractura proximal de peroné derecho- y de Milton Casco -volverá el próximo semestre por la fractura de clavícula derecha-.

Y ahora volverá a hacerlo al perder una de sus cartas más importantes. ¿Cómo se lesionó? El golpe involuntario de Nicolás Figal, en el cierre del primer tiempo del clásico, lo dejó dolorido y se fue rengueando al vestuario. Pero en el entretiempo fue revisado y, pese a que tenía dolor en la parte externa de su rodilla izquierda, Quintero mostró que estaba para seguir. Luego jugó once minutos hasta que se dio la desafortunada jugada en la que Fabricio Bustos le roba una pelota tras su clásico enganche y, en ese choque, se terminó de romper.

"No te angusties por nada de lo que ayer pasaste. Dios trae un nuevo tiempo, donde te olvidarás de lo que te causó tristeza". Esas fueron las 24 palabras con las que Quintero se expresó en las redes sociales con una imagen en blanco y negro, más otro comentario en la publicación: "Gracias a cada uno de ustedes que se tomó el tiempo para enviarme un mensaje, una voz de aliento y de mucha fuerza!! Solo quiero agradecer a todos!! Esto se cura con AMOR y FE, por que la fuerza ya está por qué proviene de DIOS!! JFQ 10".

A través de las redes, también varios integrantes del plantel le enviaron su apoyo con el hashtag #FuerzaJuanfer que impulsó el club. Rafael Borré, Nicolás De La Cruz, Germán Lux, Bruno Zuculini y Lucas Martínez Quarta fueron algunos de sus compañeros que publicaron una foto para darle aliento. Y hasta el reconocido cantante Maluma, amigo personal del 10 de River, subió una historia a su cuenta de Instagram: "Pa' lante muchacho. Esto es una prueba más para demostrar lo fuerte que eres", escribió el artista con la foto de Quintero levantando la Copa Libertadores en Madrid.

"No hay nada por ahora", le afirmó un integrante de la Comisión Directiva riverplatense a la nacion acerca de la posibilidad de sumar un refuerzo para este semestre por la lesión de Juanfer. Así, todo parece indicar que recién en junio se empezarán a barajar nombres concretos, ya que hoy el poder económico está lejos de ser exorbitante y, además, el hipotético refuerzo solo podría jugar la Recopa Sudamericana.

Es que desde la Conmebol confirmaron que River no tiene permitido anotar un jugador nuevo y recién puede hacerlo a partir de los octavos de final, que se disputarán en julio. Mientras que desde la Superliga abrieron la puerta a la posibilidad de que se permita incorporar un nuevo futbolista para la Copa de la Superliga, que comenzará en abril y terminará a fines de mayo: el asunto lo están tratando los abogados de la organización y todo parece indicar que se podrá, ya que la lesión del colombiano implica una recuperación de al menos seis meses.

Así, a priori, Gallardo se las ingeniará para jugar sin Quintero con sus soldados actuales. Ante su buen presente, Cristian Ferreira aparece como la carta central para potenciar el ataque y consolidarse. Pero, además, quizás también empiecen a tomar mayor protagonismo Nicolás De La Cruz y Jorge Carrascal, los otros dos volantes con características que pueden asemejarse a las de un creador.

Está claro que ninguno de los tres se mueve igual que el colombiano, y, como suele decir el DT, todos los jugadores son irreemplazables, pero son varias las variantes que tiene para llenar ese hueco: en el habitual 4-1-3-2 puede juntar a Ferreira, Enzo Pérez y Nacho Fernández con Ponzio o Zuculini de volante tapón; quizás opte por potenciar el 4-3-3 que ya usó en varios encuentros del semestre, agregando a Matías Suárez a la delantera compuesta por Borré y Pratto; tiene siempre el 3-5-2 como alternativa con Montiel y Mayada de carrileros; y hasta puede jugar con el clásico 4-3-1-2 con Nacho Fernández suelto detrás de los atacantes.

Alternativas hay y Gallardo, más que nadie, sabe que es el momento de redoblar esfuerzos para que River no sienta tan de lleno el golpe que le puede provocar la ausencia de un jugador vital como Juanfer. La bronca está. Extrañar lo van a extrañar. Se tratará de que duela lo menos posible.

14 partidos, 17 lesiones

Es extensa la lista de lesionados en los 14 partidos de 2019: 17 problemas físicos con 10 afectados. Scocco (lesión muscular en el gemelo derecho el 13/1 y entesitis en aductor derecho el 26/2), Martínez Quarta (fatiga muscular en el isquiotibial derecho el 23/1), Quintero (tendinitis en el isquiotibial izquierdo el 28/1 y rotura del ligamento cruzado anterior de su rodilla izquierda el 17/3), Enzo Pérez (sobrecarga muscular en el isquiotibial izquierdo el 2/2, lesión muscular en el recto interno izquierdo el 10/2 y sobrecarga muscular el 16/3), Montiel (esguince de tobillo derecho el 3/2 y esguince en la rodilla derecha el 17/2), Palacios (fractura proximal de peroné derecho el 10/2), Sibille (distensión en el recto anterior izquierdo el 20/2), Casco (fractura de clavícula derecha el 24/2), Nacho Fernández (lesión muscular en el isquiotibial izquierdo el 24/2) y Rojas (traumatismo con leve esguince de tobillo derecho el 24/2, esguince de tobillo izquierdo el 3/3 y esguince de tobillo derecho el 15/3).

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?