Opinión. La lupa sobre La Volpe