La medicina, un factor clave para que River no sufra en la altura de Quito