Pizarrón y pases cortos. La metamorfosis del campeón