La misteriosa ayuda espiritual a la que apeló el Sub 20