La mística Pincha, de pie

Como hace 40 años, Estudiantes se codeó con un club poderoso de Europa; esta vez, la hazaña estuvo a dos minutos de concretarse, pero fue Barcelona el que se consagró
Pablo Lisotto
(0)
19 de diciembre de 2009  • 19:04

De la redacción de canchallena.com .- La inolvidable actuación de Estudiantes ante Barcelona en la final del Mundial de Clubes provoca una inevitable comparación con aquel equipo platense de finales de los 60´ y comienzos de los 70´, cuando enarboló tres finales del mundo seguidas.

Fue hace 41 años cuando el conjunto dirigido por Osvaldo Zubeldía logró un histórico empate 1 a 1 ante Manchester United en el Old Trafford y silenció a todos los hinchas ingleses, que se habían ilusionado con la copa tras la ajustada derrota en La Plata por 1 a 0.

Esa noche del 16 de octubre de 1969, el Pincha formó con Poletti; Malbernat, Aguirre Suárez, Madero y Medina; Bilardo, Pachamé, Togneri; Ribaudo, Conigliaro y Verón. Luego, no pudo repetir ni en 1969 (Milan se consagró), ni en 1970, donde los holandeses de Feyenoord se quedaron con la copa.

La comparación entre Juan Ramón y Juan Sebastián Verón también resulta inevitable. Mientras la Bruja padre fue el autor del gol en suelo inglés, la Brujita es la bandera de toda esta campaña de Estudiantes, que se inició con aquel agónico título en el Apertura 2006 en la final ante Boca, siguió con la obtención de la cuarta Copa Libertadores en julio pasado en Cruzeiro en Brasil y que inevitablemente se cierra hoy en Abu Dhabi, con una derrota de pie ante el poderosísimo Barcelona, que ganó nada menos que los seis títulos que disputó en 2009.

Tal vez sean horas de desazón para el pueblo pincharrata, pero el ajustado 1-2 no debe entristecer más allá de esta noche, porque la gesta de este León, que cada vez ruge más fuerte, debe ser reconocida como tal. Por eso, tras un viaje interminable para el plantel, seguramente será recibido con una fiesta similar a la que los esperó luego de ganar la Libertadores en el Mineirao.

Y está bien que eso pase. Este equipo, el de la familia Verón (que en la mesa navideña unirán cuatro finales del mundo entre padre e hijo), pero también del fundamental Mauro Boselli, de Albil, Clemente Rodríguez, Cellay, Desábato, Ré, Pérez, braña, Benítez, Díaz, Sabella, y también de Bilardo y de Zubeldía, se merece ese reconocimiento.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Deportes

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.