La noche de los técnicos fue más feliz para Ramón