La opinión de Torrico sobre el inquietante promedio de partidos en el año de San Lorenzo