La otra cara del Mundial: problemas financieros obligan a vender estadios de Brasil 2014

El Arena Fonte Nova recibió la goleada de Holanda contra España
El Arena Fonte Nova recibió la goleada de Holanda contra España Fuente: Archivo
La empresa constructora decidió desprenderse del Dunas de Natal y del 50% del Arena Fonte Nova de Salvador
(0)
1 de abril de 2015  • 14:07

SAN PABLO (Reuters) - El estadio de Natal donde se disputaron partidos del Mundial Brasil 2014 está a la venta debido a que la compañía propietaria tiene problemas de dinero tras un escándalo de corrupción. El Grupo OAS está vendiendo el estadio Dunas de Natal y además puso a la venta su participación del 50 por ciento en el estadio Fonte Nova de Salvador.

La compañía tuvo problemas durante meses por el impacto de una investigación de corrupción de la petrolera estatal Petrobras, que debilitó el acceso de la empresa constructora a financiamiento. Una desaceleración económica, la austeridad gubernamental y un retroceso de la moneda local también afectó a la compañía, por lo que el Grupo OAS anunció que vendía su participación en los estadios y otros proyectos para enfocarse en el negocio de la construcción.

OAS gastó 591 millones de reales (unos 187 millones de dólares) en reconstruir por completo el viejo estadio Fonte Nova en Salvador y 423 millones de reales (134 millones de dólares) en el Dunas. En el estadio Fonte Nova se disputaron seis partidos del Mundial del 2014 y cuatro en el Dunas.

El anuncio fue el último de una serie de malas noticias para el fútbol brasileño después del torneo. Esta semana, el Esporte Club Bahia, uno de los clubes más grandes de Salvador, dijo que abandonaba sus planes de utilizar el Fonte Nova porque sentía que los propietarios no respetaban a sus aficionados. Otros estadios han registrado más público en conciertos y eventos religiosos que en partidos de fútbol. Además, el escenario deportivo en Cuiabá fue cerrado por problemas estructurales.

MÁS LEÍDAS DE Deportes

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.