Violencia sin fin. "La pelea con los clubes es terrible"