El torneo Clausura. La practicidad de Banfield fue mucho para el errático San Lorenzo