El torneo Clausura. La reconstrucción del Ciclón se apoya en la histeria y el desorden