La selección dejó de ser una isla