La simpatía que oculta los abusos de la arrogancia