La súper final por el descenso, en un desenlace con una cuota de justicia