El torneo Apertura. La tarde en que Bobadilla empezó a espantar las miradas desconfiadas