Bielsa en Leeds, temporada 1: un episodio insólito entre espías y el Power Point

Marcelo Bielsa presentó todas las pruebas de los rivales a los que espió en Inglaterra con un Power Point.
Marcelo Bielsa presentó todas las pruebas de los rivales a los que espió en Inglaterra con un Power Point. Fuente: LA NACION - Crédito: Twitter
Claudio Mauri
(0)
17 de enero de 2019  

Cuando se hizo público que Marcelo Bielsa convocaba de urgencia a una conferencia de prensa un día antes de lo previsto (el puntero Leeds visitará el sábado a Stoke City), algunos medios ingleses especularon con que podía presentar la renuncia a causa del revuelo que provocó el descubrimiento del espía que había mandado al entrenamiento del Derby County. Sobran antecedentes de salidas intempestivas del director técnico como para imaginar otro desenlace abrupto, como los que protagonizó en el seleccionado argentino, Athletic Bilbao, Olympique, Lazio (no llegó a asumir) y Lille.

Sin embargo, Bielsa sorprendió con otro tipo de exposición. Se afirmó en su convicción de que no cometió un acto inmoral ni ilícito, y redobló la apuesta al expresar que lo de espiar a Derby County lo hizo con todos los adversarios del Championship. Desafiante, el Loco recibió a los periodistas con la frase: "No sé hablar inglés, pero les puedo hablar de todos los equipos del Champioship".

La Liga, luego de una queja de Derby County, abrió una investigación para evaluar si me comporté mal. Voy a facilitar la investigación, les daré lo que necesitan
Marcelo Bielsa

Acompañado por su traductor Salim Lamrani, Bielsa invitó a los periodistas a presenciar en videos y gráficos la metodología que emplea para recabar y recopilar información sobre los rivales, un sistema que excede ampliamente lo que le puede aportar un auxiliar infiltrado en un entrenamiento rival.

A través de un Power Point, Bielsa puso como ejemplo el caso del último rival, Derby County. Mostró que a través de los colores establece si el equipo está en un ciclo negativo o positivo. También entró en especificaciones sobre los distintos sistemas tácticos del adversario, en qué momentos del partido lo cambia, cuáles son los futbolistas con más partidos de titular, los suplentes más habituales y los que actúan esporádicamente.

En medio de una carraspera que no lo abandona desde hace un par de semanas, Bielsa habló de volantes mixtos y de los esquemas con los que se encontrarían sus jugadores. La exposición fue a media luz, para permitir una mejor visualización sobre la pantalla. Más que una conferencia de prensa, la sala adquirió el aspecto de un aula en la que se estaba impartiendo una clase.

No traté de sacar una ventaja deportiva deshonesta; lo hice porque no viola ninguna ley. Como dijo Lampard, que no cree que tuviera mala intención, tendré que adaptarme a las reglas del fútbol inglés
Marcelo Bielsa

En un momento, luego de una detallada descripción, Bielsa volvió a dejar al auditorio con los ojos abiertos: "A mí me avergüenza estar contando todo esto".

Después se relajó y retrocedió al pasado: "Voy a contar una anécdota que ilustra esto. Cuando dirigía al Athletic Bilbao disputamos la final de la Copa del Rey contra Barcelona. Nos ganaron 3-0. Fue un acto de generosidad de parte de ellos, porque después del tercer gol consideraron que la diferencia era suficiente. Como es natural, esa derrota me dio una profunda tristeza. Cuando terminó el partido, le mandé a Guardiola uno de estos análisis que estoy mostrando. Era una regalo que testimoniaba admiración. Guardiola lo miró y me dijo: ‘Vos sabés de Barcelona un montón de cosas que yo no sé. Pero todo eso que yo sabía no sirvió para nada porque nos metieron tres goles".

Tras esta última frase, Bielsa apoyó su mano izquierda sobre la pantalla y expresó: "Cuando yo digo que esto no sirve para nada, y que solo lo hago para sentirme más en paz, es porque ya verifiqué infinidad de veces que esto no permite ganar partidos". Y luego amplió con un aspecto de su equipo: "Nosotros recibimos la mitad de los goles de pelota detenida. Si fuera tan efectiva la observación y el espiar a los rivales, nos hubiera servido para neutralizar esa cuestión. Y no nos sirvió para nada".

Quizá valga recordar la respuesta de Bielsa en la anterior conferencia, cuando le preguntaron si volvería a espiar a los rivales: "Si yo digo como un niño ‘ no lo voy a hacer más’, me sentiría muy incómodo y me volvería muy poco creíble". La temporada 1 de Bielsa en Leeds tuvo uno de los episodios más insólitos.

MÁS LEÍDAS DE Deportes

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.