La debacle de River. La tensión y un raro operativo