Punto de vista. La transgresión que nadie detiene