La ¿última? función de Trezeguet, con más pena que gloria